Saltar al contenido

Desarrollo y reproducción del ajolote

reproduccion ajolote

Una de las características de los ajolotes que mencionábamos en la descripción es su apariencia de un renacuajo enorme. De hecho, parece un embrión de salamandra que permanece toda su vida sin llegar a hacer la metamorfosis. Además, es el único anfibio (recuerda que un anfibio es un animal que puede vivir en dos medios distintos) que no es capaz de vivir en dos medios, sino sólo en ecosistemas acuáticos. Los pobres se sienten muy molestos si los sacamos del agua.

No obstante, aunque conserve muchas de sus características morfológicas durante todo su ciclo de vida, sí que se pueden distinguir tres etapas o fases en su desarrollo.

Fases del desarrollo de un ajolote

evolucion del ajolote
Desarrollo del ajolote desde el momento de su fecundación hasta su edad adulta.

Fase embrionaria

Los ajolotes son animales ovíparos, es decir, que se desarrollan, desde su fecundación hasta su fase bebé, en el interior de un huevo. Por ello, es muy importante que en su ambiente existan musgos, raíces, plantas, tanto acuáticas, como de rivera, pues, es en esas superficies donde pondrán los huevos. Éstos quedan enganchados a estas superficies rugosas con la ayuda de una pequeña mucosa que asegura, en caso de que haya una corriente repentina de agua, que se mantengan en ese lugar.

La fase embrionaria es aquella en la que se va desarrollando el pequeño ajolote dentro de su cáscara blanda y gelatinosa de la cual se alimenta. Esta membrana permite el paso del oxígeno del agua al interior de la misma para que el embrión pueda respirar.

Durante esta fase, se le desarrolla una de las partes más importantes: las branquias. Una rica alimentación en proteína en la siguiente fase será crucial para el completo desarrollo de éstas.

El tiempo que un ajolote permanece en su huevo desarrollándose es de, aproximadamente, dos semanas, que es el tiempo que le dura el alimento.

Ajolote bebé

Cuando el ajolote se queda sin alimento, se pone las pilas y se produce la eclosión. Una vez nace, debe ir comiendo del nuevo medio en el que se encuentra, el agua, donde es crucial que coma alimentos ricos en proteínas, ya que, en este punto, va a experimentar una gran y definitiva transformación. En este período, básicamente, desarrolla una cabeza que alcanza casi más tamaño que el resto del cuerpo (es un pequeño cabezón), un tronco con unas patas diminutas y la cola.

Esta fase, junto a una etapa juvenil, duran unas tres semanas, que es lo que tarda en ir poniéndose opaco y en desarrollar las patas (ya que nace sin ellas). ¿Que por qué opaco? El ajolote, al salir del huevo, es transparente y se le pueden ver los órganos internos, ya que nace sin células cutáneas. Por eso, durante su fase bebé, va adquiriendo color gracias a la creación de las células de la piel.

Ajolote adulto

Cuando desarrolla las patas y dedos y no pierde las exuberantes branquias con las que nació, sabemos dos cosas: la primera, es que ya está, o está a punto de entrar, en fase adulta (a partir de entonces, la única evolución que verá será en tamaño); la segunda, es que se trata de un ajolote y no de un tritón u otro anfibio.

Esta etapa comienza unas semanas después del desarrollo de las patas, aunque no será maduro del todo hasta pasados uno o dos años, más o menos, que es cuando estará preparado para la reproducción.

Los ajolotes suelen tener una esperanza de vida natural de, aproximadamente, 15 años.

Reproducción

La madurez sexual del ajolote, tal y como hemos comentado anteriormente, se alcanza entre el primer y segundo año de vida. Ojo, ya sabes que el aspecto de un ajolote será siempre el de un renacuajo, pero esto no quiere decir que no alcance su madurez reproductiva. ¡Que no te confunda su carita de bebé!

El proceso de fecundación es muy parecido al del resto de ovíparos: el macho deposita espermatóforos (una especie de cápsulas que contienen los espermatozoides) en rocas o arena, y, posteriormente, la hembra acude a absorberlos a través de su cloaca y fecunda los espermatozoides en su interior. Una vez producida la fecundación, en cuestión de uno o dos días, la hembra expulsa los huevos sobre la vegetación que haya por la zona.

Normalmente, la hembra suele poner entre 10 y 100 huevos en cada puesta, pero, si es suficientemente adulta, puede incluso llegar a soltar hasta 1000 huevos.

¿Quieres ver el aspecto de los huevos? En el siguiente vídeo vas a tener 8 minutos de puro disfrute. Fíjate en cómo parece que los huevos flotan alrededor de la vegetación. Eso es debido a una sustancia pegajosa y gelatinosa que la hembra suelta junto a los huevos para que queden adheridos mejor a las plantas.

Para terminar, es importante que sepas que la reproducción es uno de los aspectos más delicados en un ajolote, llegando incluso a suponer una de las principales causas del peligro de extinción del ajolote. Como mencionamos en el apartado del hábitat natural, el ajolote necesita que haya poca iluminación, que el agua esté suficientemente fría, y que las corrientes de agua sean mínimas o nulas. Además debe hacer abundante vegetación, para, entre otras cosas, depositar los huevos.

En nuestro apartado de mejores cuidados para el ajolote, te explicamos los mejores trucos para que la reproducción de tu ajolote sea satisfactoria.